Miércoles, 15 Agosto 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Los exploradores europeos se apoyaban de la sabiduría de los nativos originales de América...

Miércoles, 11 Enero 2017 14:56 Publicado por en Arte

La decapicitación de Vasco Nuñez de Balboa

El explorador jerezano, el primer europeo que avistó el océano Pacífico, fue conducido al patíbulo y ejecutado en enero de 1519. En una historia que está llena de cosnpiraciones falsas e invenciones de las mismas para apoderarse de la fortuna y gloria de uno de los más grandes, para los invasores, descubridores de lo que ellos llamaban Nuevas tierras.

 

El conquistador español Vasco Núñez de Balboa, oriundo de Jerez de los Caballeros, Badajoz, fue el primer europeo que, después de atravesar el océano Atlántico y aventurarse en la selva inextricable del actual territorio de Panamá, divisó el océano Pacífico desde lo alto de una cordillera. Semejante hazaña, que fue posible gracias a las instrucciones de los guías indígenas, ocurrió el 25 de septiembre de 1513.

 

"Más allá de las próximas montañas, de las verdes y umbrías colinas que desde allí descienden, distingue una inmensa y brillante superficie de metálicos reflejos: ¡el mar, el nuevo mar, el legendario mar tan vanamente buscado por Colón y otros navegantes durante años y años, cuyas aguas bañan las costas de América, China y la India! Y Vasco Núñez de Balboa lo contempla extasiado y conmovido, lleno de orgullo y satisfacción, consciente de la gloria que acaba de conseguir por ser sus ojos los del primer europeo que ha descubierto el infinito azul de aquel mar. Durante largo rato, estáticamente, mira Balboa la lejanía..., relata Stefan Zweig, escritor austríaco, en Momentos estelares de la humanidad.

«Es una mentira y una falsedad»

Núñez de Balboa tomó posesión de aquel mar -que denominó Mar del Sur- en nombre de la Corona española. Posteriormente emprendió la exploración de las costas del Pacífico desde Acla, al noreste de Panamá, un asentamiento español fundado por el segoviano Pedrarias Dávila en 1515. Dávila, el gobernador de Castilla de Oro, quien se caracterizó por sus innumerables crueldades ante los indígenas y sus rivales españoles, concertó el matrimonio entre María de Peñalosa, su hija, y Núñez de Balboa. Ávido de oro y perlas, Balboa acometió la construcción de embarcaciones sólidas que le permitieran recorrer la costa, pero repentinamente fue apresado y acusado de conspirar contra el rey por el propio Pedrarias, supuestamente por tratar de crear un gobierno independiente en el Mar del Sur.

 

El explorador jerezano fue una víctima del temperamento ambicioso de PedrariasGaspar de Espinosa, el alcalde mayor de Castilla de Oro, lo condenó a muerte y fue conducido al patíbulo, en Acla, en enero de 1519. Es mentira y falsedad que se me levanta; y para el paso en que voy, que nunca por el pensamiento me pasó tal cosa ni pensé que de mí tal se imaginara; antes fue siempre mi deseo de servir al Rey como fiel vasallo y aumentarle sus señoríos con todo mi poder y fuerzas, protestó Balboa antes de ser decapitado.

Desgraciadamente, estas palabras no bastaron para salvarle la vida y en lo que parecía una vida llena de faustos y reconocimientos para tan insigne capitán, termino, al menos en vida de él, en una verdadera tragedia griega, negandole los tesoros y su cabeza, así como su honor se perdió por varios siglos. Tan así, con respecto a su testa, no se sabe donde quedo esa parte humana. Otro dato triste, porque este personaje es uno de los más importantes para el sometimiento de América, Francisco Pizarro, tuvo participación activa para detener y acabar con la vida de Vasco.

Para rematar podemos agregar, la mayoría de las cartas escritas por Vasco Núñez de Balboa desaparecieron, quizás por una operación deliberada de los descendientes de Pedrarias Dávila.38​ Las actividades de Balboa fueron recogidas en las crónicas de Gonzalo Fernández de Oviedo, que coincidió con él durante un año en el Darién, y de fray Bartolomé de las Casas.

 

La parte medular de este artículo es de National Geographic en Español.

Visto 480 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter