Domingo, 21 Octubre 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Analizando las grandes cintas de la historia del cine. Aqí va la mezcla de una extraordinaria escritora con un estupendo realizador...

Viernes, 05 Enero 2018 18:36 Publicado por en Cinematografía

Revisión de Testigo de cargo de Billy Wilder

Esta es una de las mejores adaptaciones que se han hecho de n libro y que se ha llevado a la pantalla grande. El libro en cuestión es de la pluma de la genial escritora Agatha Christie y lleva por título original Witness for the prosecution. En lo personal, lo que más me gusta de esta magnífica obra, sin dejar de lado su concepción e interpretación, es ver la actuación de la bellísima Marlene Dietrich, que deleita la pupila de todos sus admiradores ya que s presencia va más allá de lo físico.

Todo en ella es arrollador y está por encima de sus compañeros de reparto y eso es algo que las organizaciones encargadas de premiar a los actores no lo tomaron en cuenta. Y no quiero centrarme en sólo su figura, ya que la cinta en sí es una pieza magistral del thriller y supone una mejor elaboración que la pieza de teatro de donde está inspirada.

Como sea, esta obra tiene todos los elementos para cautivarte, incluso, ya maneja procesos creativos que después veríamos con Seven o Presuntos Sospechosos; donde las vueltas de tuerca son la sorpresa final y en una curiosidad más, al final de la película se sugiere a quienes han terminado de verla que no revelen el final inesperado.

En cada cuadro se ve la artesanal mano de Billy Wilder, quien sabe sacar provecho de las habilidades histriónicas de la gran diva y sus co – protagonistas, Charles Laugthon, Tyrone Power y la encantadora Elsa Lanchester, quien sin querer, termina robando gran parte de la cinta como la preocupada y graciosa enfermera del personaje de Charles, Sir Wilfrid Roberts, un veterano abogado recién salido del hospital por un problema cardiaco, pero que no hace mucho caso de las recomendaciones del doctor; habiendo una escena en el tribunal donde se toma sus píldoras con brandy en un termo, haciendo creer a todos que es chocolate.

La trama en general es muy sencilla en apariencia, un hombre, Leonard Vole (Power) es acusado de matar a una dama de edad, a la cual le había estado haciendo la corte de manera discreta. El caso apunta hacia Leonard, ya que es el heredero de la fortuna de esta desgraciada mujer. En un principio sir Wilfrid no desea tomar el caso, pero al aparecer la esposa de Leonard, Christine, encarnada por ese hermoso ángel de Marlene, el letrado se siente abrumado y curioso por la energía que despliega esta alemana, y no lo digo por la nacionalidad natural de la actriz, también en la trama se presenta como tal.

El mero papel de Christine es el pivote de Testigo de cargo, ya que son sus motivos los que dan vida al argumento y lo catapultan en el final, que como tal, es el clímax, algo que sucede muy poco en estos tiempos y no lo comento porque cualquier cinta no lo tenga; al final, ese es el let motiv del espectador; pero aquí si cumple con los requisitos de sentir esa justicia no impartida, no la que dio  el jurado, el juez o su propio defensor, no, es el pago que muchos anhelamos para todos aquellos malandros que por lo regular se salen con la suya a costa de los demás y andan por ahí sin castigo.

Para no hacer cansino este artículo, los insto a que la busquen y se diviertan con toda la realización en sí. Con esto, sigo las recomendaciones de la productora de no revelar el contenido de la trama y puedan sorprenderse y engancharse, como a mí me pasa cada vez que la veo, con la enigmática hermosura de Marlene Dietrich…

Visto 452 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter