Jueves, 07 Febrero 2019 20:05

Opinión es: La censura a Marduk en Monterrey.

el invidente zurdo Escrito por  en Opiniones
Opinión es: La censura a Marduk en Monterrey.

Vaya caso, propio de los años 70’s u 80’s del siglo pasado, donde la censura imponía sus reglas, en un cohecho aliado por parte de las autoridades gubernamentales y esas que llaman eclesiásticas. Nunca he sido fanático de ideas religiosas, incluso, reconozco que tuve ese período de ataques a esos hombres fantasiosos, morbosos y perversos. Luego recapacite, deje esas diatribas sin sentido por algo más organizado, con más fundamento y luego…el tiempo me dio la razón.

Los actos barbáricos se siguen dando, violaciones por aquí, por allá, acumulando miles de expedientes por resolver y toneladas de dinero repartido, por la forma legal o en lo oscuro, para tapar esas deleznables acciones. Lo peor, es que en diferentes países donde se ha presentado esto, donde la Fé es de lo más fuerte, son países llenos de miseria pero que han vivido sometidos a ideas antiguas, no tanto como las de sus propias raíces, pero si tienen sus largas décadas de encadenamiento a lo que llegó desde tras fronteras continentales.

En otros casos, la prosperidad y la cacareada democracia, no han sido obstáculos para que sus niños o jóvenes hayan sido fáciles victimas de esos depredadores. Ingenuamente pensé que eso calmaría un poco las cosas, no que las cambiaría de fondo, pero como dicen, es un principio.

Craso error, la gente, al menos en mi nación, siguen arropados con la cobija de la creencia impuesta, siguen pensando que lo diverso no deben de existir, que el estatus quo es regla de oro y no debe de cambiar, porque eso significaría caos. Descontrol de la maquinaria que tanto les ha quitado y poco les ha celebrado.

Eso se aplica a todas las formas de pensar y actuar, no queda títere sin cabeza, y todo por el famoso acuerdo. Y no, no soy paranoico o conspiratorio (o como carajos se le diga). El acuerdo está comprobado y visto en los libros de historia, tan fácil es darle la justa dimensión a la llamada conquista, donde la espada y enfermedades mataron miles, pero la religión sometió millones, todo por la noble causa del Papa y el emperador. Desde ahí no ha habido vuelta atrás, mientras escribo esto, recuerdo que dentro de diez días se viene una de esas manifestaciones seculares, el día dedicado, en el calendario gregoriano, a uno de los fundamentales santos del catolicismo, San Judas Tadeo. Serán millones los postrados, los referidos agradecidos.

Ese implícito acuerdo lo quiso desbaratar Elías Calles, ya sea para su propia conveniencia o por mera simulación, sigue teniendo  vigencia y vigor, para muestra, la cancelación de un simple concierto de rock pesado, black metal para los detallistas. La acumulación de “quejas” y protestas no sólo se manifestaron por los medios convencionales, marchas, acarreados o misas. También se organizó una petición por una popular plataforma que ha sabido abrir expresiones y aparentemente les ha dado voz, presencia o cara a ciertas manifestaciones, Change.org.

Se dice que fueron miles los que expresaron su rechazo a la actuación de esta banda, famosa por sus letras anti cristianas, por demostrar otras opiniones, con más fuerza y rechazo a las extrañas fantasías post diluvianas. Sé que dirán que las ideas cristianas son de amor y misericordia, de no violencia, de promoción de acercamiento, pero vuelvo a lo mismo, a las palabras del principio, detrás de esa piedad hay opresión de sentimientos propios, de limitación de ideas y poco respeto para una de sus máximas: amor al prójimo.

Ninguna de las ramas de este cristianismo se han manifestado de otra forma, cada una busca crear a sus propios enemigos, la fabricación de demonios a los cuales combatir heroicamente y manifestarse como grandes paladines de la justicia mora y espiritual.

No puedo ocultar mi molestia con la suspensión de este concierto y no porque sea uno de mis géneros favoritos musicales (bingo dirán estos retrogradas), sino porque esto es la continuación de la represión y las hogueras seguirán encendidas para todo pensamiento liberal. Se quemarán libros, pinturas, partituras y toda expresión que no sea la oficial para sus “buenos” conceptos.

No nos extrañe que la cacería se recrudezca ante movimientos como el LGTB y anexas, contra socialistas y / o comunistas utópicos, feministas, pro aborto, negros, morenos, indígenas, ONG’s, pro derechos de los animales y demás personas que quieren un cambio verdaderamente positivo con sincero, ellos sí, amor al prójimo…

Opinión no pedida al bastardo del Invidente...

Leído 99 veces