×

Advertencia

JFolder: :files: La ruta no es una carpeta. Ruta: /home/diablopuerco/public_html/media/Museo ejercito
×

Aviso

Hubo un problema en su galería de imágenes. Edita tu galería y verifica que contenga imágenes. De no ser asi, elimina la galería usando el checkbox. El sistema no puede encontrar la carpeta: media/Museo ejercito
¡Compártelo!
Martes, 22 Septiembre 2015 19:00

Museo del Ejército y Fuerza Aérea

Uno de los nuevos sitios con gran contenido cultural e histórico; inaugurado en lo que se dice es la fecha oficial de la Revolución Mexicana, y es que fue en 18 de noviembre de 1910, cuando se iniciaron las hostilidades en pleno Centro Histórico de la ciudad de Puebla, al haber un enfrentamiento entre el entonces...

Uno de los nuevos sitios con gran contenido cultural e histórico; inaugurado en lo que se dice es la fecha oficial de la Revolución Mexicana, y es que fue en 18 de noviembre de 1910, cuando se iniciaron las hostilidades en pleno Centro Histórico de la ciudad de Puebla, al haber un enfrentamiento entre el entonces Ejército Federal de Porfirio Díaz y los Hermanos Serdán. Como muchos ya deben de saber, si es que no viven en una cueva, tal casona es otro de los bellos museos de la Angelópolis. Pero el que nos atañe en éste momento es todo un complejo arquitectónico del siglo XVIII, que ha sufrido  una serie de remodelaciones, forzadas unas y otras no tanto, dándole una función en cierta época y ahora es lo que elegantemente podemos llamar, es un Centro del Saber.

Llevando un orden de recorrido, atravesamos un amplio patio, donde se pueden contemplar tres imponentes vehículos y no es dicho por mera ingenuidad o por hacer la barba al cuerpo militar que resguarda los bellos artefactos, sino por las décadas que cargan en sus tuercas y todos los componentes metálicos. Hay dos blindados que por cierta explicación, ya no son tanques, por las nuevas regulaciones de construcción y de maniobra; y el tercer invitado es un avión biplaza, de color amarillo, con mucha experiencia de vuelo, ahora yace inerte, descansando sus alas, después de muchos años de servicio, dando entrenamiento a muchos (espero que sí) experimentados pilotos.

Las otras habitaciones están enteramente dedicadas a exhibir armamento, todas ellas van de acuerdo a la época, ligan los años de la Independencia, la Batalla del  5 de Mayo, la Revolución y el momento actual del ejército contemporáneo. Cada lugar tiene objetos valiosos, cargados de historias, contadas con un anonimato increíble, solo se encuentran erguidas las tarjetas que hablan de quien pertenece la colección, quien las cedió y otras nos platican a quien perteneció, como unos libros que leía el Padre de la Patria, Don Miguel Hidalgo y Costilla, un auténtico tesoro que, honestamente lo digo, dan ganas de leer las páginas que debieron dar lecciones al libertador.
Hay trajes de todas las épocas, que nos remiten a ese pasado belicoso, a estandartes llenos de una gloria de antaño, pueden ser, algunos son replicas, otras son originales, esto hablando de las banderas que orgullosamente penden en las paredes, no solo adornándolas, sino que también nos hablan en un lenguaje mudo, diciendo a que regimiento pertenecieron, en que batallas estuvieron y que ganaron o perdieron, y no de las peleas, sino cuantos hombres asistieron a esa cita con un destino forzado o voluntario, con fechas violentas, por forzosas circunstancias, pero al parecer, en el fondo de una unión poco comprendida, se fue forjando una república.
Y es con las nuevas armas, con los trajes del cuerpo aéreo, con los del ejército y con los lineamientos que emanan de una constitución,  que está por cumplir su primer centenario, que se le da larga vida a una federación que parece que subsiste, entre nuevos retos, nuevos desafíos y cierta incertidumbre velada, pero que guarda una disciplina que puede flaquear, pero que no cae, solo falta decidir qué rumbo tomara…
{gallery}Museo ejercito{/gallery}
Visto 289 veces

Autor

Ocioltura

Ateo y loco de nacimiento, creativo en profesión y programador por accidente, fanático de las películas de terror, sociopata musical de Armando Palomas e Iván García, de reciente manufactura en el mundo de la fotografía.