×

Advertencia

JFolder: :files: La ruta no es una carpeta. Ruta: /home/diablopuerco/public_html/media/moya
×

Aviso

Hubo un problema en su galería de imágenes. Edita tu galería y verifica que contenga imágenes. De no ser asi, elimina la galería usando el checkbox. El sistema no puede encontrar la carpeta: media/moya
¡Compártelo!
Martes, 27 Octubre 2015 00:00

Años de historia y tendencias en la mira de Rodrigo Moya

Publicado por en Fotografía

Un colombiano que vino a este terruño sin saber que se volvería uno de los principales archivistas de nuestra historia moderna y también de la pasada...{gallery}moya{/gallery}

Hay que estar en el pinche momento adecuado, hay que tener ese sentido de oportunidad y desde luego, que tenemos que crearlas, no solo ser un observador, no hay pretextos, ya hay suficientes aparatitos modernos que contienen algún tipo de aditamento fotográfico; pero aclarando no todos tenemos, ni en un dedo o uña, el talento que tiene este barbón izquierdista. Rodrigo Moya no solo cuenta con el factor suerte, es tener arrojo, es sacrificar juventud y tener hambre, literal, para dedicarse a un oficio que ahora es de los más riesgosos en todo el planeta; pero no crean que en su época era fácil, no señores, esas décadas de mediados del siglo XX no eran una cama de rosas, las madrizas y corretizas estaban a la orden del día y tenía que haber alguien, chavo, con un equipo básico, pero un chingo de ganas.

Los viajes ilustran, pero hay que tener una propia agencia de viajes mental, proporcionarse un itinerario de personajes y las historias que hay detrás de ellos, de los cambios convulsos que han provocado, no solo a su propia voluntad, sino a la de miles. Fue así como llego a la gran isla del Caribe, Cuba y con solo trece tomas, vio las manos y gestos de un autentico libertario y anarquista, el Che Guevara. Su corazón ha estado del lado siniestro, de lo peligroso que puede ser recorrer ese sendero para, casi todo esos que claman un materialismo. Por eso Moya fue a donde suceden las cosas y más por iniciativa que por mandato, además que el ser un independiente le otorga credibilidad, aunque luego el espíritu se calma y se puede caer en un cierto hartazgo.

Pero antes de eso, vio al desnudo el cuerpo guerrillero de Guatemala, descendió al sur y regocijarse con el ambiente vino tinto, que sigue estando en las noticias, porque las rebeldías no mueren, solo se relajan y a la vez se atraen. Por eso Rodrigo combate con la lente, observando como el imperialismo no cede, al contrario, invade, por el gran temor del levantamiento, no de un país en concreto, sino de toda una región que le causa pavor, porque no lo conoce, no lo puede ver junto, por eso paga y pega, tal como paso en República Dominicana, los negativos de Rodrigo así lo cuenta, así lo describe. Pero no todo es lucha en la vida de Rodrigo, también lo artístico reconoce a uno de los suyos y vivió momentos emocionantes y sui generis con los provocadores del arte; temblando al ver a dos de los considerados gigantes de la cultura moderna de nuestra nación, Alfaro Siqueiros y Rivera, antagonistas aun después de muertos, corriendo en conceptos socialistas, pero como en la religión, tenían sus propios credos. Estuvo en el antes y después de la partida de Goitia, dedicando la última como el adiós del rostro final; vio de compras a una de las divas del cine, la Félix y así con cámara en mano, recorría las calles, y una era por la necesidad de sacar a su familia adelante, pero muy a su manera. Es por eso que ahora dedicamos este pedazo de artículo y aplaudimos los fotogramas, que nos enseñan y como habíamos dicho ilustran, historia y sentimientos de rabia, de felicidad e impulso de revolucionar el caduco país…

Visto 296 veces

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza.