¡Compártelo!
Viernes, 28 Octubre 2016 01:13

Fotografías inéditas de la destrucción nuclear en Nagasaki

Publicado por en Fotografía

Si una bomba nuclear se detonara en el Zócalo de la ciudad de México la destrucción llegaría hasta la delegación Azcapotzalco en el norte y a los límites de la delegación Benito Juárez en el sur. Debido a

Si una bomba nuclear se detonara en el Zócalo de la ciudad de México la destrucción llegaría hasta la delegación Azcapotzalco en el norte y a los límites de la delegación Benito Juárez en el sur. Debido a la sobrepoblación millones de personas morirían de manera instantánea y otras miles perecerían en los días siguientes debido a la radiación. El clima de la zona se desequilibraría y durante las semanas siguientes el cielo estaría cubierto por una nube gris que cada tanto dejaría caer lluvia ácida. Se estima que tardaríamos 10 años para reconstruir nuestro hogar, sólo sí, el gobierno esté dispuesto a darle millones y millones de pesos a sus habitantes. Este paisaje, equiparable con cualquier Apocalipsis ficticio, sucedió en Nagasaki hace más de 70 años.

 

fotos-de-nagasaki13.jpg

A tantos años de la tragedia y todas las investigaciones ya realizadas, todavía surge nueva información que complementa el pasaje que se vivió. Ha salido a la luz una colección de fotografías que fueron confiscadas por el ejército de los Estados Unidos para ocultar los devastadores estragos que causó la bomba ‘Fatman’. Aquel fue el primer explosivo creado de plutonio y tuvo una fuerza de 22 kilotones de TNT, según informa la BBC. Las conmovedoras imágenes fueron tomadas por Yosuke Yamahata, fotógrafo y militar japonés, quien viajó a Nagasaki al siguiente día de la tragedia con la misión de capturar los daños para divulgarlo por el mundo. Aquí un relato de lo que vio: “Intenté subir una pequeña colina para observar el panorama. La ciudad estaba calcinada como si un horrible incendio hubiera ocurrido. Mientras veía la catástrofe el cielo estaba lleno de estrellas. Fue una escena de extraña belleza. En mi camino empecé a escuchar las voces de la gente moribunda. Decían: ‘Agua, dame agua, por favor’. Tropecé con varias cosas en mi camino, como el vientre de un caballo que había sido carbonizado hasta la muerte. A las 2 de la mañana estaba oscuro, así que no podía ver nada. Pero al amanecer descubrí que mi piel expuesta era de un color marrón rojizo a causa de la radiación”.

 

A las personas que siguieron expuestas, contó Yamahata, se les quemaba la piel poco a poco y  la cabeza se les inflaba. Lo primero en calcinarse eran los ojos,  los cuales parecían pequeños carbones recubiertos de párpados rojos e hinchados. Estas declaraciones fueron recogidas por una revista japonesa en 1962.  

 

Estas fotografías  –que se convirtieron en imágenes icónicas cuando la revista Life las publicó en 1952–son consideradas el registro más completo de las secuelas del ataque. Sin embargo, un grupo militante de Estados Unidos no identificado las confiscó en los meses siguientes. Algunos afirman que el general Douglas MacArthur fue quien dio la orden de apoderarse de las fotos y destruirlas.

El trabajo de Yosuke estuvo escondido durante décadas hasta que un coleccionista desconocido las sacó del cofre y ahora las vende a precio aproximado de 38 mil libras esterlinas. El álbum contiene 24 fotografías extraídas de los negativos originales de Yamahata. El lote también incluye 200 fotografías de la armada estadounidense, que por alguna razón también querían ocultar. En una de ellas se observa al general MacArthur dándole la mano al presidente Dwight Eisenhower.

 

Robert  Livingston, encargado de la subasta, comentó que las fotos son originales, sin retocar y nunca se han visto en público. 

El fotógrafo Yosuke Yamahata murió en 1966 tras una lucha tortuosa contra el cáncer. Tenía 48 años y fue una víctima más de la exposición a la radiación.

 

En un reportaje de la BBC un sobreviviente de Nagasaki declaró que la bomba nuclear “no fue una estrategia militar, sino un simple experimento”.  El profesor de la Universidad de California Tsuyoshi Hasegaw afirmó que tras la detonación de Hiroshima, Japón ya estaba listo para rendirse y la segunda detonación fue sólo para probar una bomba de plutonio y compararla con el efecto del artefacto alimentado con uranio.

 

Estas declaraciones evidencian a Estados Unidos como un imperio bárbaro que mató a miles de personas sin justificación precisa y con todo el egoísmo de probar la invención más destructiva de todos los tiempos. Después de estas dos detonaciones ahora sabemos “cómo funciona una bomba atómica y por qué deben detener su construcción“.

 

Fuente: http://culturacolectiva.com/

Visto 23 veces

Autor

Ocioltura

Ateo y loco de nacimiento, creativo en profesión y programador por accidente, fanático de las películas de terror, sociopata musical de Armando Palomas e Iván García, de reciente manufactura en el mundo de la fotografía.