Jueves, 07 Junio 2018 11:22

El premio Benois de la Danse 2018 es para Isaac Hernández.

el invidente zurdo Escrito por  en Danza
El premio Benois de la Danse 2018 es para Isaac Hernández.

Orgullo cien por ciento nacional, profesional y artista en toda la extensión de la palabra, quien se ha ganado a pulso el reconocimiento mundial de los más estrictos conocedores y amantes de la danza.

El bailarín principal del Ballet Nacional Inglés recibió su galardón en uno de los templos más famosos y venerados en la cultura rusa y mundial, el Teatro Bolshoi de Moscú. Estos premios son considerados los Oscars de la danza, los cuales llegan a su XXVI entrega anual.

Los trabajos por los cual fue considerado para esta distinción fueron “La Sylphide” con sus compañeros de Inglaterra y con “Don Quijote” con la Ópera de Roma, donde compartió con una de las grandes leyendas de la danza, y del arte en general, el grandioso Mikhail Baryshnikov, quien fue el director artístico de dicha obra.

El nombre de Isaac ya es una referencia de calidad y va grabando su nombre con letras de oro en esta disciplina, ya que suma su segundo gran honor en menos de un año, en noviembre del 2017 recibió el nombramiento como Mejor Bailarín Masculino del Premio Nacional de Danza de la Gran Bretaña.

El nacido en Jalisco ha recibido parabienes de todas partes del planeta y uno de los más sobresalientes, donde se nombran de manera directa sus cualidades es esta:

“Es un reconocimiento al incansable trabajo, profesionalismo, disciplina, virtuosismo y pasión que demuestran los mejores bailarines del mundo en cada interpretación, en su día a día, en cada temporada, en cada clase, en cada ensayo y en cada obra”. Este comunicado fue emitido en el sitio web de la organización que emite estos méritos.

El Premio lleva el nombre de Benois en honor a Alexandre Benois (1870-1960), cuyo trabajo combinó todas las artes en una. Es una de las figuras de ballet más prominentes de la historia de la danza, y uno de quienes inspiraron las famosas "Russian Seasons" que fueron organizadas en París por S. Diaghilev a comienzos del Siglo XX.

Pues no queda más que felicitar a este excepcional danzante que sigue la larga tradición de bailarines y gusto que siempre hemos tenido como nación. El danzar está en el ADN de todos nosotros y la práctica para refinarla se vive todos los días en muchas plazas, sitios arqueológicos o a las afueras de las iglesias. Pareciera que no lo vemos, pero el ejercicio, la disciplina y enorme gusto que ponen quienes bailan perfeccionan ancestrales movimientos físicos, que fluctúan en grandiosa armonía con la naturaleza…

Leído 224 veces