Por el momento sigue siendo material exclusivo de la cadena Fox...


Nuestras películas favoritas, en muchos casos, cuentan cómo es que después de quedar huérfanas, la princesas de Disney contraen matrimonio siendo a penas unas adolescentes para vivir “felices por siempre”.

Algunos de los protagonistas de los relatos populares no comieron perdices al final de la historia. O, para comerlas, tuvieron que atragantarse varias veces. Así eran los desenlaces originales de la Cenicienta, Caperucita y la Bella Durmiente