Una brevedad de Santa Claus

Una brevedad de Santa Claus

Escrito por  Jueves, 10 Diciembre 2015 18:00
Se supone que no debería estar tan arraigado en nuestro país, en apariencia no es el preferido de una gran masa, pero si lo tenemos presente en una impresionante parafernalia comercial; lo vemos montados en cualquier vehículo de publicidad, lo tenemos tomando un refresco, yendo a las cadenas de supermercados, en un sinfín de anuncios de la televisión, internet, periódicos y un largo etcétera.  Per toda esta bazofia viene y tiene su principio en los mitos, leyendas y costumbres de los solsticios, esas celebraciones que tenían más originalidad y practicidad que ahora, aun con los adelantos de la tecnología, que aunque no lo quieran aceptar, tiene un gran sustento cristiano y judío, pero eso es agua de otro rio (o como chingaos se diga).
 
Este personaje era uno de esos seres que traían abundancia en las cosechas y son de índole cíclica, quizás no tenía una consistencia física o de imagen como las que hay ahora, pero su fin era muy importante. Después vino a lo que se considera mundo occidental, la religión imperante, y ésta, en primer lugar, quiso deshacerse de todas esas “herejías”, pero viendo que la gente seguía realizando en secreto ese tipo de reuniones o adoraciones, prefirieron sacarle una ventaja y aprovecharse de ello (como se cambiaron los papeles, ya se les olvido que ellos eran los que se escondían). Es así como el cristianismo transgiverso todo y le dio un nombre real, y es así como nace San Nicolás, un obispo griego del siglo IV, y tenía su radio de acción en Anatolia, lo que ahora es Turquía.
 
Este “santo” fue uno de los más venerados en la Edad Media, tan así que siguen conservando sus restos mortales, y éstos se hallan en Italia. La historia de cómo se volvió en el bondadoso personaje, empieza con anécdotas de mujeres pobres que no podían casarse por pobres, y el santo, a escondidas se metió a la casa donde vivían y les dejo una pequeña bolsa de oro. En otras nos habla de cómo milagrosamente salvo a unos niños acuchillados y así hay varias versiones; lo que nos queda claro que la iglesia no pierde tiempo para  hacerse de figuras dominantes y en compañía con las grandes corporaciones (al final, ella es una más, de ese conglomerado de poder), buscan seguir perpetuando con el control y poder, ese que va más allá de una simple cuestión económica, es el tener un gran rebaño de borregos para sus maquinaciones sádicas, que pueden parecer un experimento loco, pero todo en sus planes (y no en los de un dios), tiene un fin…
el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza.