Ahora es la guerra por los chiles entre México y Europa

Ahora es la guerra por los chiles entre México y Europa

Escrito por  Jueves, 25 Enero 2018 22:27

Y es uno de los pretextos más idóneos para los cuates del otro lado del charco y si no entienden, recuerden el anterior artículo de los quesos y sus respectivas denominaciones, donde los europeos quieren tener el control de los nombres y con eso, monopolizar la producción y ventas de esos alimentos en todo el mundo, además de que es uno de los pedimentos urgentes para poder firmar un tratado de libre comercio entre ese bloque (la Comunidad Europea y México).

Ahora bien, los chiles mexicanos tienen sus versiones piratas por aquellas tierras del Renacimiento y estas son cosechadas en Turquía y Asia (principalmente China). Por esta razón, los productores nacionales quieren que los europeos reconozcan la indicación geográfica de los chiles jalapeños y chipotle.

Y es que el descontento viene por la baja calidad de los otros chiles y no tienen parecido en su sabor, pero desafortunadamente, son casi iguales a los que se siembran aquí. Y para colmar el plato, los benditos turcos no colocan en sus etiquetas la procedencia de los ajís y no sólo queda ahí; esos mendigos árabes (o europeos, ni ellos saben que son, pero que quieren ser, ni yo mismo entiendo, lo que sí sé, es que el gran Sultán Solimán se ha de revolcar en su tumba), ponen la imagen del chile y para rematar, los desgraciados le ponen un sombrero charro (jajaja, más que tristeza me da risa).

Al final ya sabemos que los motivos de fondo son de índole económicos y es que las cifras son de respetarse, de los poco más de 7.000 millones de pesos (unos 375 millones de dólares) que se venden anualmente de chiles en conserva, la mayor parte obedece al chile jalapeño y chipotle.

Y ya han de imaginar quienes están detrás de esta petición y defensa de los encajosos picantes, sí, Herdez y la Costeña, que utiliza al dirigente CANAINCA (Cámara de la Industria de Conservas Alimenticias), Jonás Murillo para ir en pos de ese difícil reconocimiento, porque todo acabara en un simple trueque, quesos por chiles, es decir, leche por picante (que en términos albureros es lo mismo, de que sacas, sacas)…

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook