Miércoles, 18 Julio 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Porque la genialidad también ama...

Jueves, 25 Enero 2018 22:36 Publicado por en Literatura

Las cartas de amor de Simone de Beauvoir...

“Chéri, mi amor absoluto, mi niño adorado, no hay palabras para describirte mi amor. Sí, mi querido niño, tú eres mi primer amor absoluto, ese que solo se conoce una vez, o jamás”

Estas son líneas de amor, de un amor verdadero, pasional y se podría decir que desbocado y fueron escritos por una verdadera genio, Simone de Beauvoir y esas dedicatorias son para su amante favorito y no, no es quien piensan, el maestro Jean – Paul Sartre; sino un muchacho más joven, Claude Lanzmann, el ahora veterano y gran documentalista.

Se sabe que Beauvoir tuvo varios amantes, ya que tanto ella como Sartre creían en las relaciones libres y abiertas, sin cadenas u obligaciones de un contrato matrimonial.

Lanzmann, quizás, fue el más grande amor de Simone y es que no sólo quedo en 7 años de relaciones, este sentimiento siguió en un tenor, puede decirse, platónico ya que la amistad se mantuvo hasta la muerte de la filósofa y escritora, en ese lejano 1986.

La muestra de este idilio está presente en 112 cartas que Claude acaba de vender a la universidad de Yale y poco se sabe de su contenido, ya la administración de la prestigiosa institución decidirá si estarán a la vista del público, algo que desatara la ira de la hija de la gran pluma gala. Y es que la relación entre el cinematógrafo y la heredera de Simone es más que mala.

El primero dice que Sylvie Le Bon de Beauvoir lo odio y quiere borrar todo vestigio de él en la vida de su madre. Además, la decisión de vender estas cartas a una escuela norteamericana es por la ley hereditaria que existe en Francia y ésta legislación le da el control de todo escrito (incluyendo las cartas) a los herederos ya que los derechos de esos contenidos son de quien escribe, no a quien van dirigidas esas misivas, algo increíble de creer, pero así es la constitución de ese país.

Dejando atrás todo eso, esos mensajes nos demuestra que Simone de Beauvoir es uno de esos pilares del feminismo y a la vez es humana, demasiado humana…

Visto 250 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter