Porque ese siglo convulso tuvo una parte hermosa, llena de controversias, pero más de propuestas…