Roguemos al señor de la oscuridad que así sea...

El drama nuestro de cada concierto en la capirucha de esto que llamamos país...