Jueves, 07 Febrero 2019 19:48

Recomendaciones de discos de metal.

el invidente zurdo
Escrito por  el invidente zurdo en Música

Esta nota es para los amantes de las melodías extremas...

Recomendaciones de discos de metal.
Hace tiempo, cuando escribíamos más frecuentemente (o escribíamos, a secas), tenía la idea de una especie de sección en la que agrupar varios discos que me apetecía comentar/recomendar, pero no tenía tiempo o la manera de dedicarles un artículo completo, incluso uno de pocas palabras.
Con esto puede parecer que no me parecen lo bastante buenos para dedicarles tiempo y hablar en profundidad de los mismos. Puede ser en algunos casos, pero principalmente quiero incluirlos porque creo que vale la pena darles una escucha, y esta es la manera más directa y efectiva que se me ocurre para compartir estos discos sin tener que estar esperando para comentarlos en nuestro podcast, que al final se me acumulan y se acaban perdiendo como lágrimas en la lluvia.
O también para no tener que jugarme recomendar ciertos discos y que luego las hienas con las que comparto podcast los destrocen por putos-sordos.
No garantizo regularidad ni una periodicidad concreta para esto. Puede ser que para la semana que viene venga con otra tanda de discos para recomendar. Puede ser que la siguiente tanda venga en un mes. No sé, si queréis respuestas concretas, BETTER CALL JUAN CARLOS.
Pero no nos distraigamos más, aquí unos discos de rock y metal, por unos motivos o por otros, me han gustado lo suficiente para recomendarlos.
Krallice – Wolf
Los neoyorquinos son una de esas bandas de esta reciente generación de black metal con las que no he terminado de conectar, aunque sea interesante la manera en la que experimentan y juguetean con el género. Creo que donde más lucen y se aprecian sus virtudes acaba siendo en formato EP, como mostraron en el estupendo Loüm con Dave Edwardson y como demuestran en Wolf, un trabajo donde sacan más garra y muestran un fabuloso dominio de la técnica extrema y hasta coquetean con lo progresivo.
High n’ Heavy — Warrior Queen
No es precisamente el mejor ejercicio de sutileza ponerte un nombre como High n’ Heavy, pero tampoco hablamos de un grupo al que acudir con remilgos. Esta gente viene para sacudirte con su combinado de stoner doom y psicodelia pantanosa que al oído más escrupuloso le pecará de básico, pero su sencillez viene a ser como la de ese plato combinado de filete, patatas y huevos fritos del restaurante de tu barrio. Y te lo acabas zampando porque a ti, como a todo el que no sea vegano, te gusta el filete, te gustan las patatas fritas, te gustan los huevos fritos y te gustan todos juntos. Y después de comértelos acabas más a gusto que un perro con dos chorras. Pues con Warrior Queenigual.
Noctambulist — Atmospheres of Desolation
Corto, directo y abrumadoramente complejo. Noctambulist se amoldan en la corriente extrema y disonante que hace colisionar los mundos del death metal y el black metal. Es fácil asociarlos a bandas como Ulcerate y Deathspell Omega, situando su estilo como una combinación del de ambas bandas, pero es de loar para dejarte unas seis piezas llenas de riffs retorcidos y corrosivos que no ofrecen demasiada tregua al oyente, y no termines agotado una vez acabado Atmospheres of Desolation. Y entonces te preguntas por qué esta clase de discos no duran todos menos de media hora.
Deathchant — Deathchant
Estos ya los recomendé en un programa del podcast, y me mantengo con la recomendación, ya sólo porque me lo he seguido poniendo después y me lo he vuelto a pasar de miedo con esa montaña rusa de riffs, psicodelia dura y garage asacoputo. El cóctel heavy-psicodélico-stoner es agitado con fuerza y liberado con una energía vibrante y contagiosa que lo hace, junto a su duración inferior a los 30 minutos, un disco perfecto para ponerte en un rato tonto.
Soen — Lotus
Meter aquí a una banda más o menos establecida como Soen puede parecer algo fuera de lugar, pero si te pasó como a mí, que te gustó su primer trabajo pero sus dos posteriores obras te dejaron frío, igual es conveniente que te vuelvas al barco con Lotus. Los suecos logran delimitar su sonido hasta encontrar un tono más consistente, a caballo entre bandas como Tool y Riverside, lo cual puede decepcionar a los fans de sus dos anteriores trabajos, pero creo que les ha ayudado a dar cuerpo a una estupenda colección de rock/metal progresivo emocionante, melódico y, también, robusto.
Mo’ynoq — Dreaming in a Dead Language
No he terminado tan entusiasmado ni convencido con este álbum de Mo’ynoq como en muchos otros sitios que he leído, pero creo que se pueden percibir ciertas ambiciones en su manera de enfocar el black metal atmosférico que, sin duda, dan para recomendarlo en esta lista. Aunque yo acabo desconectando en varios puntos a lo largo de varias de sus piezas, es posible que tú, lector, puedas encontrar un trabajo más sólido, repleto de guitarras con mucho cuerpo y riffs que encuentran un interesante equilibrio entre el virtuosismo y la contundencia.
Tørsö — Build and Break
Tørsö son de esas bandas de hardcore punk que, aunque escuchándolas te puedan sonar demasiado paleras, te pegan semejante sacudida en dosis reducidas que no puedes evitar venirte arriba con ellas. En 7 minutos te reparten cuatro inyecciones de energía en forma de canciones equivalentes a ese par de cafés que te tomas de buena mañana.
Ossuarium — Living Tomb
Una de las primeras sorpresas que han aplaudido los medios y aficionados del sonido extremo norteamericano ha sido esta primera referencia en largo de Ossuarium, un trabajo de crudo death metal hilado con las melodías heredadas de bandas enmarcadas en el death doom metal clásico, que acaba encontrando espacios interesantes que explorar y dejando momentos demoledores a la par que interesantes. Incluso aunque haya puntos en los que te puedas sentir más fuera que dentro del disco, merece la pena catar este Living Tomb.
Publicado por blackgallego para hipersonica.com

 

Leído 107 veces

Síguenos en Facebook