Llorando puntualizó “fueron momentos de terror, angustia, temía por la vida de mis hijas y la mía, gracias a Dios no nos pasó nada y… pues aquí estoy, ya más tranquila pudiendo contar lo que nos sucedió”.