Viernes, 02 Diciembre 2016 11:01

Gasolinera de la Pedrera, CAPU y su elitismo para despachar

Gasolinera de la Pedrera, CAPU y su elitismo para despachar

Ahora resulta que no solo los antros, bares (que al caso es lo mismo), restaurantes, centros nocturnos y demás lugares que tienen una interacción comercial y personal , son elitistas, obvio, como dicen los chavos, no todos. A estos hay que sumar a las gasolineras, y una de ellas es la que está detrás de la CAPU, entre la avenida De la Pedrera y la 35 Norte, en plena esquina.

 

Esto puede sonar muy dramático, pero recuerden que la mayoría de estos establecimientos tienen fama de no servir los litros completos de gasolina, además de que a muchos de sus empleados los tienen sin un salario fijo (solo viven de las propinas), otras no cuentan con todos sus papeles en regla, otras más son de políticos como Doger, Agüera y demás ratas burocráticas. Ahora sumen que si no llevas un buen auto del año o de menos seminuevo, no te dan una atención, ya ni se diga buena, ni siquiera te atienden.

 

Lo decimos porque nos tocó vivirlo en carne propia (esa frase si es mamona, pero bueno), ya que al llegar a una de las bombas de la referida gasolinera, aclarando que muchas de éstas, estaban vacías, nos piden que nos movamos hacia el otro lado, porque detrás nuestro venia una camioneta de lujo. A la señorita que ahí atendía, no le importó que nosotros llegáramos primero y prácticamente habíamos apagado el coche y pedir el servicio de gasolina. Al contrario, de manera tajante, nos pidió que pasáramos a la otra bomba, cuando la mujer no tenía cliente alguno.

 

Le pedimos una explicación, incluso, hasta pensamos que estaba bromeando y nos dirigimos a ella con un sentido del humor relajado, pero educado y al parecer esto la  molesto más. Al ver su actitud prepotente, es ahí, cuando ya  exigimos una mejor explicación de su conducta y solo supo responder que el dueño de la camioneta, de esas que son marcas orientales (Shift the Future), es un cliente asiduo y que por lo mismo hay ciertas preferencias.

 

Magra e incoherente justificación, que fue más pretexto que otra cosa, entendemos que ese conductor pueda dar buenas propinas, pero al final, la gasolinera es un establecimiento público, donde la atención es igual para todos, proporciones poco o mucho de propina, hasta eso lo hace contradictorio, ¿Cómo supones que no habrá un buen consumo de tú producto? ¿O qué no se le dará una excelente gratificación por haber atendido de manera correcta y amable? Si no expones tú actuación, no puede caer en una mera suposición.

 

En fin, les dejamos esta nota y saquen sus propias conclusiones…

Leído 502 veces