Porque se acostumbra uno a lo bueno y con las reglas nuevas no alcanza...

Esta es una carta abierta, pero no lo es para un partido, es para la lealtad y desconfianza...