¡Compártelo!
Martes, 06 Septiembre 2016 19:12

Los hombres que cocinan se pueden volver gays

Según es lo que dicen los de la Iglesia Evangélica Pentecostal Renacimiento de Chile, hasta parece albur...

Aquí presentamos la nota editada por el País:

Las iglesias evangélicas, que tienen obsesión con la homosexualidad, ahora afirman que los hombres que cocinan pueden “enfermarse y convertirse en gais”. Así acaba de proclamarlo la Iglesia Evangélica Pentecostal Renacimiento de Chile en su cuenta de Facebook.

 
 

Para esa iglesia, no solo los hombres que cocinan corren el peligro de convertirse en homosexuales. Llega más allá : “La homosexualidad es una enfermedad que los hombres pueden contraer al realizar tareas que antes eran consideradas responsabilidad exclusiva de las mujeres”, afirma.

La literatura de los evangélicos, y no sólo en Brasil, como lo confirma el caso de Chile, está llena del miedo al contagio de la homosexualidad como si se tratara de un virus que habría que tratar con una vacuna. Mientras el mundo avanza en el conocimiento de los mecanismos que rigen la diversidad de género, resulta curioso que los evangélicos sigan anclados en teorías medievales sobre el tercer sexo.

Esta nueva faceta de condenar a los hombres que cocinan o realizan tareas, que un día fueron exclusivas de las mujeres, es una ofensa a la modernidad. Una de las conquistas en el campo del feminismo, ha sido, en efecto, que el hombre puede alternarse con la mujer, no sólo en los trabajos de casa, como el cuidado de los recién nacidos.

Predicar hoy que dichos maridos corren el peligro de convertirse en gais suena a aberración. Y tratándose de religiosos cristianos, una afrenta a los mismos textos de los Evangélicos, donde es imposible hallar un solo pasaje de condena a la homosexualidad.

Hay hasta corrientes entre expertos bíblicos que no excluyen que Jesús pudiera haber sido gay. Lo fundamentan en el hecho que no se habla nunca de que tuviera familia. Y para un judío de aquella época el no casarse suponía algo anormal, ya que el mayor orgullo era la descendencia.

Tan importante era para un judío tener hijos que Dios permitía a los patriarcas, cuyas esposas eran estériles, tener relación con una esclava.

Buceen en los cuatro Evangelios cristianos y vean si son capaces de hallar en la boca de Jesús una sola palabra de condena a los homosexuales. Lo que él condenaba, y quizás por lo que le mataron, era la hipocresía, la avaricia de los mercaderes del Templo, el poder que aplastaba a los marginales, mientras ellos se enriquecían.

Por Juan Arias para El País...

.

 
 
Para esa iglesia, no solo los hombres que cocinan corren el peligro de convertirse en homosexuales. Llega más allá : “La homosexualidad es una enfermedad que los hombres pueden contraer al realizar tareas que antes eran consideradas responsabilidad exclusiva de las mujeres”, afirma.
 
 Para esa iglesia, no solo los hombres que cocinan corren el peligro de convertirse en homosexuales. Llega más allá : “La homosexualidad es una enfermedad que los hombres pueden contraer al realizar tareas que antes eran consideradas responsabilidad exclusiva de las mujeres”, afirma.
Visto 206 veces

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza.