¡Compártelo!
Sábado, 27 Agosto 2016 20:28

Un Ateo ejemplar y poblano, Germán List Arzubide

Publicado por en Ateismo

Yo no sé ustedes, pero faltan más de estos señores, intelectuales limpios...

Estridente en toda la extensión de la palabra, del ánimo y libertad. Un poblano ilustre, de esos que parecen tiende a desaparecer por temporadas, pero sé que están ahí, escondidos rumiando locura y sensatez, preparando el siguiente asalto y darle continuidad a un movimiento que suma y suma seguidores, el ateísmo. Y este señor fue uno de esos que dieron lustre a la bandera de la no creencia religiosa, y lo hizo con una energía imborrable. Desdeñado por las autoridades, más no por sus colegas de profesión y arte. Él escribía poesía pura, líneas de rebeldía a un sistema que lo cobijo, primero por convicción, como aliado, pero después por darse aires de pluralidad le seguía dando un espacio, y si no me creen fue casi 60 años después, que le empezó a colgar de meritos, pero me imagino que él no los necesitaba. Ya había hecho su labor.

Nació un 31 de mayo de 1898 en la capital poblana, realizando sus estudios en distintas aulas, cosa que interrumpió un tanto cuanto, por sumarse a eso que llamamos Revolución y que en su pesar, supo que no habría una cohesión por haber tantos caudillos en la friega y un solo objetivo, hacerse del poder. Lógicamente, sobrevivieron los que engatusaban más y con ello fundaron una de las mejores mafias que ha habido en la historia de la humanidad, el PRI. Pero después de esos años convulsos, vino algo más extraordinario y con más contracciones, el Estridentismo.

Este movimiento supuso un revulsivo en el ámbito cultural ya que no solo se enfocaba en una sola musa, aquí podía entrar cualquier artista, solo era cuestión de apegarse a los manifiestos expedidos por List y compañía. Luego, Germán, se fue fundiendo con las corrientes políticas y sociales que fueron discurriendo en ese siglo XX, perteneció a la burocracia mexicana y aun así, intentó crear una formación izquierdista, donde hubiera personas con más libre pensamiento.

Discurrir con lo hecho por este dramaturgo, sobre todo con ese impresionante movimiento cultural, nos llevaría hojas y más hojas electrónicas, pero lo importante aquí, es resaltar su convicción atea, de no caer en la tentación de inmiscuirse con la histeria colectiva, al contrario, quería que desapareciera esa manipulación y avanzáramos a un nuevo plano intelectual y con esto, volviéramos a ser libres…

Visto 103 veces

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza.