Domingo, 22 Julio 2018
Iniciar sesión

Identificate

Usuario
Password *

Los genios tienen a sus maestros y obsesiones de locura, de manías y confesiones íntimas. Lo siguiente que se presenta está tomado de Twitter y es uno de esos llamados hilos, pero bien vale la pena...

Viernes, 05 Enero 2018 19:01 Publicado por en Pintura

La obsesión de Dalí con el Angelus de Millet

 Más que nada por su alto contenido cultural, que en estos tiempos del INE, hacen falta y necesitamos de su inhalación para poder sobrevivir entre tanta putrefacción alienante y decepcionante...

La descripción y contenido es de Arabesque (@aesthevic_), usuario de la mencionada red social:

El Ángelus de Millet es un cuadro que pertenece al estilo del Realismo pictórico, y con el cuál Dalí se obsesionó durante toda su vida.

Cuando era pequeño, Salvador Dalí se enteró de que tenía un hermano que murió muy pronto, al que sus padres llamaron Salvador también, y le dijeron que él era la reencarnación de su hermano. Este tema obsesionó muchísimo al pintor.

Dalí estuvo marcado por crisis de personalidad al pensar que era la copia de su hermano muerto (todo muy a lo Orphan Black) y la primera vez que vio el cuadro en la escuela a la que fue de niño, sintió una profunda atracción por él.

Hizo diferentes reinterpretaciones del cuadro, y el propio pintor dijo que ese cuadro le hacía sentir cosas turbias y extrañas y que veía más allá de lo que estaba pintado.

Dalí habló con un descendiente de Millet, el cual le dijo que originalmente, en dónde aparece el cesto con frutas a los pies de los personajes, había otra cosa pintada, pero que Millet rectificó. No sabían que era.

Tras esto solicitó un análisis con rayos X y descubrieron que bajo la capa de pintura de la cesta había una masa oscura con forma romboidal: un ataúd infantil.

La presencia del ataúd se explica siguiendo la tradición cristiana del momento de que los bebés que morían antes de ser bautizados no podían ser enterrados en Campo Santo.

Millet ocultaría a la criatura muerta y lo cambiaría por el cesto de frutas debido a críticas de la burguesía o de conocidos, que le aconsejaron que era demasiado turbio como para un cuadro normal y corriente y que le daría problemas.

El Ángelus persiguió a Dalí durante toda su vida, escribiendo sobre él en distintos libros y dedicándole todo un ensayo:

A parte de porque Dalí se sentía identificado de alguna forma con el bebé muerto que fue ocultado por el cesto de frutas (él era la copia de su hermano que murió de meningitis y que sus padres le ocultaron unos años) también tiene que ver con su sexualidad.

(Esto ya son ideas de olla de Dalí que escribió en sus ensayos)

Dalí pensaba que la mujer era más alta que el hombre, por lo que existía una dominación de ella sobre él, y la identificó con una mantis religiosa esperando para comerse a su pareja tras la cópula.

Esta lectura desde un punto de vista sexual se explica por el miedo irracional que Dalí sentía al sexo y en general por su misoginia. En uno de sus libros, "Confesiones inconfesables" escribió: "viví bajo el terror del acto del amor".

De esta forma, ya no solo por el tema de su hermano muerto y su "reencarnación", sino también por su aversión al sexo, el cuadro de Millet fue una de las obsesiones de Dalí durante toda su vida.

Así terminamos con estos hilos descriptivos, tan en boga en estos días...

Visto 338 veces

¿Te gusto? ¡Compartelo!

Autor

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza. 

Síguenos en Facebook

Síguenos en Twitter