Los mercados de la Ciudad de México son declarados Patrimonio Cultural Intangible

Los mercados de la Ciudad de México son declarados Patrimonio Cultural Intangible

Escrito por  Viernes, 19 Agosto 2016 21:00

 Una acción, que a pesar de que lleva su connotación política, tiene su parte bien intencionada. La capital de la República Mexicana tiene muchas ventajas, sobre las demás ciudades del país, y una de ellas es el enorme presupuesto que destinan las demás entidades federativas a esta megalópolis y hay que reconocerle, saben aprovechar esas cantidades de dinero. Esto ocasiona que haya una mejor planeación y lo mejor, tener diferentes perspectivas de atención por muchos de los habitantes. En este tenor, alguien del gobierno local tuvo la increíble idea de proponer a los mercados tradicionales como Patrimonio Cultural Intangible.

Esta declaratoria, que emite el Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, ayudara a conservar todas las manifestaciones culturales y tradicionales que hay dentro de estos sagrados espacios de compra, venta e intercambio. Y vaya que en ese monstruo de ciudad hay recintos populares de sobra, 329 mercados, que les dan chamba a 280 mil personas y hay fiestas todos los días, en promedio, tres celebraciones por día y esto es gracias al inmenso santoral que hay en nuestro país.

Será una Comisión interdepartamental, fusión de la Secretaria de Cultura y de la de Desarrollo Económico, que velara por los valores y costumbres de los capitalinos. Dicha instancia considera que todas las formas de expresión popular, los saberes sociales, las conductas y comportamientos, así como los bienes simbólicos mantienen y fomentan una identidad nacional a través de la diversidad étnica, social y cultural. Esta declaración considera a estos espacios públicos como entes vivos y dinámicos, con una tradición ancestral que genera el desarrollo de la cultura mexicana, al ser los canales de abasto para el 46% de los hogares chilangos.

Digna realización que debería de hacerse en todos los rincones del territorio y así evitar que se pierdan esas chingonas actividades y continuar conservando, así como construyendo, la historia viva de los mexicanos…

el invidente zurdo

No confianza, no placer, dudas, melancolía y nostalgia, lo que la mayoría de los humano es, yo soy. El que cree en todo y en nada, la aburrición del alma, de la mente y la vida. Nací en medio de unos que son masa, yo he crecido así, fusionando mis mentiras con la verdad que desnuda, pero pendejo no soy, ya que uso la máscara, la que cargan toda las mujeres, todos los hombres: los depredadores natos de la naturaleza.